Categoría: Sonora

Sonora

Cara B: Koma

A finales de 2012 llegaba la sorprendente y triste noticia de la separación de Koma, uno de los puntales de la escena metalera estatal, tras su último concierto en el Hatortxu Rock. Referentes sólidos de un groove metal influenciado por la...

Léelo

Auges y caídas del rock instrumental

El rock se está quedando sin voz. Y no en el sentido de que esté convirtiéndose en un subtexto social en declive, fruto de alguna obsolescencia estética. Nada más lejos: el rock está más presente que nunca. Incrustado en la psique occidental y cada...

Léelo

Molotov, todo el poder del albur

A pesar de ser ya un tema recurrente, en Maldita Cultura no nos cansamos de hablar de México y su particular idiosincrasia. En Puro México empaquetábamos el suroeste mexica a través de nuestros obturadores, con Brujería nos regocijábamos en los...

Léelo

Joe Satriani y Steve Vai: Cruce de caminos

Long Island, 1973. – ¡Hola! Me llamo Steven.  Eh… Verás… Vengo por el anuncio este de clases de guitarra. Me gustaría que me enseñaras algunas técnicas. – ¿Qué hay, Steven? Ven, pasa por aquí, chico; que no te dé vergüenza....

Léelo

Brujería, raza odiada del grindcore

Creo que puedo hablar por cualquiera que haya puesto sus pies en ese ente que es México para afirmar que todo lo que rodea al antiguo país de los aztecas está impregnado de un aura distintivo. La autenticidad de sus gentes, lo agreste, verde y...

Léelo

Poca tralla, pero de la buena

En Maldita Cultura no solemos hacer crónicas, ni tampoco somos dados a promocionar eventos. Esto no es un anuncio porque el festival ya es cerveza pasada -aunque resaca permanente-; ni tampoco un diario sobre cómo nos ha ido entre confeti,...

Léelo

Chris Bell, Yo soy el cosmos

En el mundo de la música el reconocimiento y la fama suelen darse con inmediatez. Si un trabajo tiene la calidad suficiente para atraer al público o a la crítica, la reacción ocurre en un tiempo relativamente breve. Desgraciadamente, a veces...

Léelo

Maldito cinco de abril…

Y no. No lo digo por el cinco de abril de 1994. Ese en el que Kurt Cobain, el niño bonito del grunge, se descerrajaba no uno, sino dos tiros en la cabeza con una escopeta de caza y un colocón de heroína que hubiera tumbado a un elefante. Solo la...

Léelo
Cargando

Twitter

Facebook

Suscríbete

Colabora

Hemeroteca