Me gusta la fotografía. Disfruto enormemente el discurrir de las imágenes de una galería. Ya sea de rascacielos o de sitios abandonados, de geometrías indefinidas, de desnudos y momentos eróticos, de paisajes, de panorámicas urbanas… Muchos de los artistas que me deslumbran no son difundidos por los medios de comunicación de masas: son nuestros Tesoros Ocultos. Me gusta la fotografía y me encanta el trabajo y el tesón traducido en una visión propia de la fotografía de conciertos de Daniel Cruz.


Daniel es rotundo en la definición de un fotógrafo de conciertos: “Mi premisa es que “el rock es duro” y por tanto hay que estar preparado para lo difícil que es ser fotógrafo de conciertos. Muchas veces maltratados, infravalorados y ninguneados en el oficio del rocanrol. Hay que tener mucha paciencia, tesón, perseverancia y cierta personalidad. En buena medida, ser amantes de la adrenalina que supone hacer fotos a momentos únicos como lo es un concierto. Al final es la unión de dos pasiones, la fotografía y la música, da igual en qué orden hayas descubierto cuál. Es un trabajo duro en el que es muy difícil posicionarse laboralmente y a veces resulta ser incluso amargo. Pero cuando las cosas salen bien, es la hostia”.

Como siempre, tras la entrevista, os dejamos parte de la obra fotográfica de esta autor.

Procedencia

Nací en Valdepeñas así que me considero manchego, aunque la mitad de mi vida la he pasado en Toledo, tengo la base de operaciones en Madrid e intento moverme por todo el Estado. 

¿Amateur o profesional?

Profesional, o así es como me lo intento tomar, es difícil vivir en exclusiva de la fotografía musical, así que hay que suplir con otras cosas. Pero a día de hoy soy fotógrafo a tiempo completo, musical o no. Soy un fotógrafo de batalla.

¿Cómo y cuándo te iniciaste en el mundo de la fotografía?

Para mí, hacer fotos y hacer fotos de conciertos fue todo uno. Todo comenzó con un programa de radio en la universidad, en el que hacíamos críticas de discos, conciertos, entrevistas a través del programa y más adelante lo potenciamos con un blog. Ahí es cuando me compré mi primera cámara y empecé a pedir mis primeras acreditaciones. Luego vinieron mis primeras colaboraciones con webs como Haypocorocanrol y Rock2.0. Estamos hablando del año 2012, a partir del 2015 es cuando he intentado ir en serio con esto. 

Un fotógrafo de referencia.

Imposible quedarme solo con uno, ¡vamos imposible quedarme con menos de diez! Al final te terminas nutriendo de varios. El primero que siempre se me viene a la cabeza es Javier Bragado, pero es que están Juan Fajardo, Roberto Almendral, Mariano Regidor, Natalia Enemede, Irene Bernad, Irene Serrano, Pep Bonet, Xavi Mercadé, Nerea Coll… te podría decir un montón. Y de fotógrafos guiris, a Kenneth Sporsheim, Björn Olsson o Ross Halfin.  Seguro que se me olvidan muchos con los que flipo a diario, pero con eso tenéis para que se os caiga la baba un rato.

Todos me gustan por algo, incluso porque tienen estilos muy diferentes a lo que yo hago. Te das cuenta de lo diferentes que pueden ser las fotos estando en un mismo entorno que da la sensación de solo dar para dos o tres cosas. 

¿Con qué equipo trabajas?

Actualmente trabajo con la Nikon D750 y en cuanto a objetivos el ojo de pez para Nikon 16mm f/2.8, Tamron 15-30mm f/2.8, Sigma 20mm f/1.4, Nikon 24-70mm f/2.8 y Tamron G2 70-200mm f/2.8. Me gusta tener repertorio variado en mis fotografías. Los angulares quizás den las fotos más espectaculares, pero para poder hacer robados, detalles y retratos intensos, los teles son una maravilla. Cada uno tiene su porqué.

¿Cómo lograste tu estilo fotográfico?

Es una pregunta difícil de responder. En parte tiene que ver con conocer tu equipo, cómo te adaptas a él y luego cómo exprimes ese trabajo de captura en la posproducción. Tambíen tiene que ver con intentar conseguir una foto que me gustaría ver colgada en mi pared. Aún conservo muchos pósters con fotografías de conciertos de viejas revistas, mi habitación parece un local de ensayo de cualquier grupo garajero.

Así que supongo que haber crecido viendo esas revistas y haber consumido las fotografías, incluso haber trabajado con algunos de los fotógrafos que os he mencionado antes, hace que vayas empapándote de todo ello por un lado y por otro y te termina influenciando inconscientemente. Pero desde el punto de visto personal, intento que la foto elegida sea lo suficientemente rotunda como lo es el grupo que tienes delante en cuestión.

Conoce más a Daniel Cruz en su página web y en su página de Facebook.


Pincha en las miniaturas para ver la galería a pantalla completa.

Todas las fotografías tienen los derechos reservados Daniel Cruz ©.