Me gusta la fotografía. Disfruto enormemente el discurrir de las fotos de una galería. Ya sea de rascacielos o de sitios abandonados, de geometrías indefinidas, de desnudos y momentos eróticos, de paisajes, de panorámicas urbanas… Muchos de los artistas que me deslumbran no son famosos para el público general, son Tesoros ocultos en Flickr/500px. Me gusta la fotografía, me gusta viajar y me encanta ir de concierto con las imágenes de Irene Bernad.


Como siempre, tras la entrevista, os dejamos parte de la obra fotográfica de esta autora.

Procedencia

Nací, crecí y vivo en Valencia desde hace 37 años. En el año 2002, tras pasar por la universidad y cursar una carrera de ingeniería, decidí optar por otro camino diferente al elegido anteriormente. Entonces, empecé mis estudios de fotografía artística (en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia).

¿Amateur o Profesional?

Difícil contestar a eso. Podría decirte que soy profesional porque, hoy en día, la fotografía (en toda su amplitud) es la que me da de comer, y porque llevo un montón de años dedicándome a ella. Pero me gusta pensar también que tengo esa parte de amateur, la que ansía aprenderlo todo y que se pone nerviosa cada vez que sale de casa con la cámara lista para un nuevo proyecto.

Creo que nunca debemos dejar de aprender; es un error pensar que ya lo sabemos todo acerca de nuestro trabajo. Convertir tu hobby en tu profesión es una de las cosas más bonitas que te pueden pasar en el plano laboral. El problema viene cuando, con el tiempo, nos olvidamos de todo eso que nos llena y por lo que vivimos. Y hacemos entonces las cosas de manera mecánica (e incluso con desgana), perdiendo la esencia inicial que tenemos cuando somos amateurs y de la cual no quisiera desprenderme nunca.

¿Cómo y cuándo te iniciaste en el mundo de la fotografía?

En realidad, he convivido con la fotografía toda mi vida. En mi casa, han sido muy aficionados a ella, y todos mis recuerdos de viajes y eventos importantes están documentados y organizados por fecha en enormes álbumes analógicos. Siempre he ido con una cámara de fotos en el bolsillo desde bien jovencita, aunque nunca me planteé vivir de ella. Hasta que descubrí que precisamente la fotografía, era (y es) la manera más fácil y cómoda de expresarme y mostrarme. Durante la carrera universitaria, en un centro cultural cercano a mi casa, realicé un par de cursos de fotografía en blanco y negro y revelado en laboratorio. Ese fue el punto de inflexión, ese ‘click’ que necesitaba para plantearme el dedicarme a ella de manera más seria. Posteriormente, realicé los tres años del Ciclo Superior de Fotografía Artística. Y hasta hoy.

Un fotógrafo de referencia

Podría darte cientos de ellos. No es fácil resumir todos los años de ‘empape’ fotográfico en un único autor… Pero Bill Brandt podría ser uno de ellos. Me fascina cómo fue capaz de fusionar la naturaleza con cuerpos desnudos. O cómo los deformaba y les quitaba sus proporciones naturales. Él fue uno de mis inspiradores a la hora de realizar mi proyecto fotográfico, al final de la carrera. Me encanta también el minimalismo de los paisajes capturados por Michael Kenna. Tiene una serie de fotos de Japón, que es increíble. O la visión agridulce del ser humano por parte de Sebastiao Salgado. Hace poco, pude disfrutar de sus fotografías en vivo en una exposición, y aún hoy al recordarla, se me eriza la piel.

¿Qué perfil de 500px/Flickr recomiendas?

Hay un danés que se llama Søren Thuesen (@s1000) que tiene un ojo para la fotografía geométrica y de espacios vacíos que me encanta.

¿Con qué equipo trabajas?

En mi mochila siempre llevo la Nikon D3s con un 85mm 1.4, el 14-24mm 2.8 y el 24-70mm 2.8. Este es mi equipo de batalla normal cada vez que salgo a trabajar. Luego, dependiendo de otros factores, pues ya me llevo el flash o el segundo cuerpo, una Nikon D300.

¿Cómo te decidiste por tu estilo fotográfico?

Creo que el estilo fotográfico que tenemos cada uno lo vamos adquiriendo con los años. No es tanto una cuestión de decidir, sino de ser lo que uno es y no tener miedo a mostrarlo. Tu estilo depende de quién seas, de lo que has vivido, de los libros que has leído y de los cuadros que has contemplado. De tus viajes. De tus experiencias. Yo trabajo mucho en blanco y negro, es mi base de cuando empecé en serio en esto, revelando los negativos encerrada en el cuarto de baño y ampliando bajo una luz tenue. Y muchas de mis imágenes son así, con la mirada aún puesta en las ediciones analógicas. Sin darme cuenta, he seguido ese camino. Pero no lo he decidido yo. Sino que ha venido así. Yo he cerrado los ojos y me he dejado llevar.

Conoce más a Irene Bernad en su web, Facebook, 500px o Flickr.


Pincha en las miniaturas para ver la galería a pantalla completa.

Todas las fotografías tienen los derechos reservados Irene Bernad ©.