«Todo sobre Florencia parece estar coloreado con un tono violeta suave, como el vino diluído». Henry James.