En 1892, el mundo saludaba al último descendiente de la estirpe originada por la mítica unión entre el Rey Salomón y la Reina de Saba, y con él, al advenimiento de Cristo en forma de emperador, el Mesías negro. En Etiopía, único país africano que se libró del reparto colonial, terminaba la dinastía a partir de la cual se engendró el movimiento rastafari asociado inevitablemente a la música reggae gracias a la figura legendaria de Bob Marley.


Haile Selassie Rasta Rastafari Etiopía - Maldita Cultura Magazine

Haile Selassie I, el último emperador de Etiopía, ocupó su cargo en 1931, momento en el cual cambió su nombre real -Tafari Makonnen- por el que se le ha conocido mundialmente. Antes de ser coronado como emperador, ocupó el cargo de jefe o ras al igual que su padre, motivo por el cual fue conocido como Ras Tafari -cuyo significado es jefe creador-. En 1935, la Italia fascista de Mussolini invadió Etiopía -que pasó a llamarse Abisinia- por lo que Selassie se exilió al Reino Unido, cuyo gobierno le apoyó en el marco de la II Guerra Mundial para su retorno al trono en 1941. Tras su vuelta a Etiopía, y a pesar de sufrir un intento fallido de golpe de estado en el que participó su propio hijo, gobernó hasta ser finalmente depuesto por una revuelta de carácter socialista en 1974, un año antes de morir en circunstancias no aclaradas.

Aunque Selassie era etíope, la concepción del movimiento rastafari se originó a miles de kilómetros de África, en una isla del caribe: Jamaica. Las ideas del famoso periodista y editor jamaiquino Marcus Garvey están consideradas el germen que originó el rastafarismo en los barrios marginales de Kingston. Garvey, reconocido como héroe nacional en su país, fue un luchador por los derechos sociales de los negros y fundador de diversas asociaciones como la UNIA (Asociación Universal para la mejora del Hombre Negro, en sus siglas inglesas). Su importancia fue tal que se le considera la reencarnación de Juan Bautista por ser el encargado de anunciar el carácter mesiánico de Haile Selassie I, tercera reencarnación de Jah tras Melquisedec y Jesús. La popularización de las ideas de Garvey en Jamaica se extendieron y provocaron la visita del mismísimo Selassie a la isla caribeña en 1966, donde se reunió con diversos ancianos rastafaris.

El rastafarismo está comprendido dentro de las religiones abrahámicas, entre las que se encuentran el judaísmo, el cristianismo y el islam. Por tanto, los rastas tienen varios rasgos en común con éstas: la tradición profética personificada en Marcus Garvey, el monoteísmo encarnado en la figura de Jah -abreviatura del hebreo Yahvéh- como conjunción de la Santísima Trinidad y en Haile Selassie como su representante terrenal. La reivindicación del panafricanismo, el uso de marihuana como unión sagrada con Jah, los conceptos antitéticos de Zion y Babylon como encarnación del bien y el mal respectivamente y la identificación estética con el uso de dreadlocks son otros puntos comunes en la cultura rastafari. Esta serie de particularidades ponen de relieve el fuerte carácter sincrético del movimiento rasta.

Paradójicamente, el mayor auge del movimiento rasta se dio tras la muerte del emperador en 1975 gracias a la popularizacion mundial de la música reggae y su vinculación con el rastafarismo. Esta unión se vio favorecida por el fervor creyente de la mayor figura de la historia de este estilo musical: Robert Nesta Marley Booker, conocido mundialmente como Bob Marley. El cantante y guitarrista jamaicano -a pesar de su temprana muerte a los 36 años- grabó numerosos álbumes junto a The Wailers en los que utilizó la música reggae y su estética dreadlock, como medio de expresión de sus creencias en la liberación de su pueblo en especial y de todos los descendientes de africanos diseminados por el mundo. Posiblemente, para el conjunto de las masas, Haile Selassie I -el auténtico mesías- sea un completo desconocido mientras que reconocen a Bob Marley como la figura más representativa del movimiento rastafari con el estátus de mártir y verdadero mesías de Jamaica y la música reggae.


Guardar

Guardar

Guardar