Lorenzo’s (olive) oil

Por Robert Ransley

Nueva York Grand Central Manhattan - Maldita Cultura Magazine

Contemplaba las nubes tormentosas a las siete de la mañana en una gélida mañana de noviembre delante de la Cooperativa Virgen de la Estrella de Los Santos de Maimona. Esperaba encontrarme con Lorenzo, quien aún recogía la aceituna de manera tradicional tal como lo hacían sus antepasados. Pensaba: “Que no llueva, que no llueva…”

Mi misión era fotografiar a este agricultor santeño para documentar cómo antiguamente se recogía la aceituna para, a posteriori, convertirla en oro líquido, o sea, el aceite de oliva. El día anterior había llamado a Lorenzo para explicarle mi proyecto. Amablemente aceptó mi propuesta y quedamos para la mañana siguiente.

Seguía mirando las nubes y pensando: “Que no llueva, que no llueva, que no…” “¿Tú eres Robert?” Era Lorenzo, un hombre alto y fornido que, al darme la mano, me pareció que si quisiese pulverizar un coco, podría hacerlo.

Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine
Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine
Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine
Nueva YorkNueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine

En quince minutos llegamos al olivar donde empezó a descargar las herramientas, una vara de madera, redes, cestas y un vareador de gasolina, la única herramienta mecanizada. Yo, mientras tanto, miraba boquiabierto la circunferencia del tronco de un olivo centenario, iluminado por las luces de mi coche. El sonido de algo cortando el aire me devolvió a la realidad. Era Lorenzo, apenas discernible en la penumbra del amanecer. Golpeaba intensamente las ramas de un olivo. Corrí para coger mis cámaras mientras el cielo cambiaba lentamente de negro a morado, a naranja con manchas negras y amenazantes… “Que no llueva…”

Me metí debajo del olivo que sufría los repetidos golpes de la vara de Lorenzo. Las aceitunas rebotaban en mi cabeza y cámara mientras hacía foto tras foto con el amanecer de fondo, creando la silueta del hombre que seguía en los pasos de sus antepasados.

Las próximas horas las pasé observando y fotografiando la rutina milenaria. No hablamos, y el único ruido que se escuchaba era el que hacía la vara cuando golpeaba las ramas de los árboles y las aceitunas rebotando en las redes en el suelo. La vara se usó para librar la fruta de las ramas. Después de rodear el árbol con la vara, Lorenzo la soltaba y cogía el vareador mecánico y terminaba de desprender las aceitunas del olivo.

Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine
Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine
Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine
Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine

Una vez terminada la faena con un árbol, recogía la red haciendo rodar las aceitunas para que quedaran en un montoncito, y después sacaba a mano tantas hojas como podía.

Libres de casi todas las hojas, las aceitunas se pasaban a mano a una cesta, y de ahí al remolque.

“¿Desde cuándo llevas trabajando en el campo?” le pregunté. Con una sonrisa nostálgica me dijo que recordaba que venía con uno de sus abuelos cuando tenía 4 o 5 años. “En aquellos tiempos no teníamos un tractor, pero sí un burro. En un lado de las alforjas mi abuelo ponía las herramientas y las provisiones y al otro lado iba yo”. Con estilo recogió una red y la llevó a otro árbol.

Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine
Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine

A través de los años había perfeccionado esta coreografía. En ocasiones parecía que bailaba con la red, o a un pescador sacando la pesca del mar, y a veces me recordaba a un torero con una red como capote lidiando con las aceitunas.

Este ciclo lo repetiría hasta terminar con el olivar llevando después su cosecha a la Cooperativa Virgen de la Estrella para convertirla en oro líquido, el aceite de oliva de Lorenzo. Cansado pero sonriente, Lorenzo daba por terminada la jornada.

Se me olvidaba, nunca llovió.

Nueva York Manhattan - Maldita Cultura Magazine

Los olivos no saben de días buenos o malos. Solo saben que debes ir a ellos.

Lorenzo Guillén Candelario

Nueva York Manhattan Battery Park Finantial District - Maldita Cultura Magazine

Entradas Relacionadas

Tres puertas

Tres puertas

Tengo la boca seca. Despierto como despierta la fiebre, templado y tembloroso. Salir de la zozobra que representa el pozo del Hypnos a una realidad superficialmente ajena es una labor ensordecedora. Como dos ondas que fluctúan entre dos medios de diferente densidad....

leer más
Oriana Fallacci - Maldita Cultura Magazine

Por Robert Ransley

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacíoVuelve a la Tienda
    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más info
    Privacidad