En un grupo en el que hay dos parejas de hermanos sobre el escenario es inevitable que el ambiente sea familiar. Si además en las giras se hacen acompañar por sus parejas e hijos, la palabra familia lo envuelve todo y se convierte en sinónimo de una de esas bandas malditas que está de vuelta para quedarse: Maniática.

Maniática, Maldita Cultura Magazine

Imágenes: María Pachón.

Y qué mejor muestra de sus intenciones que el inminente lanzamiento de su disco Directo a tu conciencia, grabado el pasado noviembre, en el que repasan sus mejores temas en vivo y con el que conmemoran el trigésimo aniversario de su formación. Tras seguir de cerca los primeros pasos de su gira Revuelta Vitamínica en Marinaleda y en el Juerga’s y previamente a que lleven su rock de combate al mítico escenario del Viña Rock, nos hicimos hueco en un camerino prestado para hablar con uno de esos grupos que moldearon nuestro adolescente entendimiento musical. Y antes de que nos echaran logramos conocer un poco más de cerca a Amador, Chato, Txispín, Viri y Javi, una familia sobrada de talento en lo musical pero sobre todo en personal.


¿Cómo se forma un grupo en los años 80 en un pueblo como Villena?

-Javi: El grupo originalmente lo fundamos Amador, Teddy y yo, aunque poco después entraron Viri y Alfonso. Tras siete u ocho meses, entraron Chato a la batería y Txispín al bajo porque Alfonso y Teddy se fueron. Chato es hermano de Amador y Txispín, mi hermanico.

-Viri: Yo fui fundador también.

-Javi: Tú entraste después, que aún recuerdo cuando te hicimos el casting y te llevaste un par de botellas de calimocho.

-Viri: De hecho, yo no conocía para nada a Javi, era colega de Txispín.

-Javi: Con respecto a lo del pueblo, es una dificultad añadida, por supuesto. Aunque también tiene sus ventajas, los grupos de pueblo están menos influenciados por la escena que los rodea, son más genuinos.

Ama: Esa dificultad hace que los grupos que salen de los pueblos sean de mucha calidad y con algo diferente.

Viri: Tiene muchos inconvenientes dedicarte a la música en un pueblo. Uno de los más importantes es la lejanía con todo lo que se refiere a la distribución musical, a la disponibilidad de locales para tocar, a la difusión de tu música… Todas esas cosas que en los pueblos están limitadas al radio de acción comarcal.

Txis: En las ciudades grandes hay muchos más medios: locales, festivales, mayor acceso a los grupos… algo que en los pueblos está más limitado. Por otro lado, como comenta Javi, también salen grupos con más solera, más auténticos. Bueno, también, como somos de pueblo, barremos para casa… De todas formas, Villena a nivel cultural es muy potente desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, Ruperto Chapí, famoso compositor de zarzuelas y maestro de Falla, nació en Villena y fue uno de los fundadores de la SGAE, que manda huevos…

¿Qué grupos os influenciaron y os empujaron a formar Maniática?

Ama: Una parte del grupo estaba más influenciada por la música punk y otros más por el hard rock, pero dentro del grupo todo se mezclaba.

-Javi: Dentro del mundo del rock, que nos abarca a todos, cada uno tiene su estilo. Chato y Amador siempre han sido de una vertiente un poco más metalera, con influencias de Deep Purple, Led Zeppelin o Metallica, mientras que Txispín y Viri eran más punkis. Yo era entreverado, era hippi-punk. De todas formas, Leño fue el nexo de unión del grupo y a partir de ahí nació todo. Por otro lado, Frank Zappa es otra de las influencias y, aunque parezca extraño por el proyecto La Furia, The Clash no influenció al grupo en sus inicios, sino después.

Txis: Las cosas no eran blancas o negras, había mucha fusión. Yo iba con mi cresta pero llevaba camisetas de Alice Cooper o de Leño, y aprendí a tocar el bajo gracias a canciones de Kortatu, de Violent Femmes, de The Clash o de Led Zeppelin.

Viri: Aparte de Leño, también vivimos muy de cerca la explosión musical del rock radical vasco, algo que nos influenció mucho. Cicatriz, Eskorbuto, Kortatu, La Polla Records… Aunque a mí siempre me ha gustado mucho David Bowie, Neil Young, Alice Cooper o Lou Reed, una variedad bien distinta.

¿Por qué el nombre de Maniática?

Txis: Yo no estaba pero te lo puedo contar. Cada componente del grupo propuso un nombre diferente, se hizo una lista y votaron para ver con cuál se quedaban y eligieron el que menos les gustaba.

Ama: Tuvo mucho que ver la prisa y la necesidad de un nombre para poner en los carteles de nuestros primeros bolos, así que nos decidimos por Maniática.

Javi: Al principio no teníamos nombre. Hasta que no entraron Alfonso y Viri no se le puso. Y como no había forma de ponernos de acuerdo en alguno que nos gustara a todos, decidimos elegir el que menos nos gustaba. Se propusieron otros nombres como Quinto marginado, Magia negra, El lado oscuro, Marea negra…

Maniática, Maldita Cultura Magazine

A día de hoy estamos más que acostumbrados a ver grupos nacionales embarcarse en giras internacionales, pero en unos primerizos años noventa pre-low cost, ¿cómo os lo montasteis para ir de gira por Alemania, el mítico Kartoffen Tour?

Javi: Recibimos la noticia de que la Merkel estaba naciendo como política, así que fuimos para allá para ver si le tapábamos la boca pero no nos dejaron. Realmente todo surgió gracias a Pakote, que tenía muchos colegas en Alemania, sabía alemán y nos convenció para ir para allá. Aparte de él, la gira fue posible gracias a Rick, un australiano que era todo un compañero: conducía la furgoneta, llevaba su propio equipo de sonido, era mecánico, traducía del inglés al alemán y al español -al francés no, porque lo odiaba-, fumaba porros… También nos acompañaron haciendo labores de merchandising Amparo y Joni, de Hace Color. Fue una experiencia brutal.

Txis: Rick decía con su acentazo: “Baaajjjjo” y nosotros le entendíamos “Paaacccoo”.

Javi: La gira fue del uno al quince de abril del 1993 y, cuatro días antes de ir, hubo un atentado de la RAF -Fracción del Ejército Rojo-. Estaban montando una cárcel que iban a inaugurar justo el día que teníamos previsto llegar, pero entraron allí, sacaron a los guardajurados, metieron dinamita y la reventaron. El día que bajamos de la furgoneta ya había camisetas con la imagen de la cárcel demolida en las que ponía: “Una menos”. Flipamos porque la diferencia con España era brutal, todos los alemanes se dirigían a ti en español para decirte: “¡Anarquía!”.

Txis: Para nosotros era otro mundo. Además todo dios hablaba español y había alemanes que hasta bebían gin-tonics y todo, no solo cerveza, digo.

¿Cómo y por qué fue la disolución del grupo?

-Javi: En el 94, la formación era un trío: Txis, yo y Pakote a la batería, que sustituyó a Chato en el 91. Tras grabar El Lado Oscuro a mediados del 92, se quedó como batería oficial, y Ama también dejó el grupo a primeros del mismo año. Supongo que nos disolvimos por desgaste. Recuerdo que nos hicimos la pregunta: “¿Nos ponemos en serio o lo dejamos?”. Y ellos eligieron la segunda opción.

¿Qué habéis hecho desde la disolución del grupo?

Chato: Yo he seguido tocando en grupillos, alguno de versiones, por no perder la práctica. Mucho ensayar, aunque no hemos tocado por ahí.

Viri: Ayer me decía uno: “¡Cabrones! ¿Dónde estabais? ¿Habéis estado quince años criando?”. Yo le dije que he estado criando y haciendo cosillas, pero musicalmente he estado un poco parado. Alguna colaboración con Alademoska, un grupo de Villena; también estuve en el grupo Saltimpankis y participé en el disco Caperucita y la Guerra de Javi Chispes.

-Javi: Yo monté Banda Jachís y otros proyectos musicales, en solitario y con banda. Además de criar, que también, me he dedicado a estudiar solfeo y piano.

-Txis: Cuando dejamos Maniática nació mi hijo y, tras acabar con Saltimpankis, estuve unos cinco años sin apenas hacer nada de música; después, cambié de rumbo. Me alejé bastante del punk-rock, tirando hacia el afrobeat y la rumba congoleña con Dimeiwe; flamenco con Al-Kamarún; fusión de rumba y reggae con Pura Mandanga y más afrobeat, funk y reggae con Silinká, grupo formado con Bakari Keitá “Bakús”, un senegalés bastante labrado y un poco chamán, que en paz descanse. Además he hecho de mercenario con Las Damas y la Orquesta Invisible de Carmen Cercós (Skaparrapid) y Begoña Bang Matu (Malarians), y con Proyecto Jipi, de Carlos Jipi (Disidencia).

-Ama: Trabajar, trabajar y trabajar. No he tenido muchas fuerzas para continuar con la música. Hasta ahora, que me voy a desquitar.

Maldita Cultura estuvo presente en el inicio de la gira Revuelta Vitamínica en Marinaleda. ¿Cuál fue vuestra sensación al veros sobre el escenario después de doce años? ¿Por qué iniciasteis la gira en Marinaleda?

-Javi: Muy emocionante. Lo de elegir Marinaleda lo decidimos en una reunión y ha sido nuestra manera de homenajear a este pueblo tan luchador.

-Txis: Habrá mucha gente que se pregunte por qué no lo hicimos en Villena o en alguna capital, pero nos tiró el romanticismo a lo social y la lucha que representa Marinaleda. También era una prueba de fuego para ver como lo llevábamos lejos de casa, sin toda la gente fiel que nos sigue.  Y nos dimos un sorpresón con toda la peña que acudió y a la que conocimos, no fue una multitud pero se respiró una energía impresionante. Como experiencia, fue espectacular y hasta fueron cuatro de Villena.

¿Qué os ha impulsado a volver? ¿Por qué ahora y no antes o después?

-Javi: Surgió cuando nos vimos el invierno pasado. Supongo que a partir de un “que ya me ha dicho mogollón de peña que a ver si nos juntamos”, “que estamos vivos”, “que y si nos juntamos y probamos” y así, Maniática está aquí.

-Txis: Nunca sabes lo que vendrá. Dos meses antes de que Javi me propusiera la vuelta, me comentó Carmen Skapa que sería una caña que volviésemos y le dije que iba a ser muy difícil juntarnos a los cinco de nuevo, y mira…

-Viri: Las cosas surgen y hay que aprovecharlas, hasta ahora Maniática siempre había dicho hasta luego, nunca adiós.

Maniática nació como quinteto y se separó como trío, pero ahora el grupo ha crecido un poco más. ¿Cómo es eso de ir de gira con la familia?

Javi: Lo llevamos fatal, porque ahora necesitamos casi un autobús. Es broma, se agradece mucho estar con la familia al lado en esos momentos.

-Ama: Se nota mucho la diferencia. Intentamos en lo posible que la familia también disfrute la gira que estamos haciendo. No sé si a conciertos que estén más lejos de Villena iremos nosotros solos, pero siempre que podamos nos acompañará la familia.

Viri: Se nota sobre todo en que cuando vamos a los bares y restaurantes nos cuesta bastante más que antes… Es algo que quizás no podremos hacer en todos los conciertos, pero tratamos que la familia se sienta partícipe, y sepa lo que es Maniática, porque [email protected] son los que sufren las consecuencias de que nos dediquemos a la música y todo lo que conlleva: ensayos después de salir de trabajar, llegar a casa de madrugada, conciertos lejos de tu ciudad…

-Txis: Por ejemplo, al The Juerga’s Rock fuimos toda la familia exceptuando a mi hijo, al que se le echó de menos, pero que no pudo venir al encontrarse en Londres. Fue un fin de semana de vacaciones, no de curro.

Maniática, Maldita Cultura Magazine

Txispín (bajo)

Ahora que ya lleváis realizados más de una decena de conciertos de la gira, ¿cómo estáis sintiendo la acogida del público a vuestro regreso? ¿Os recuerda a la anterior gira o es diferente?

-Javi: La reunión del 2003 estuvo muy bien. De hecho, tocamos por primera y única vez ante veinte mil personas, así que no hay queja sobre aquella gira, pero en esta (Re)vuelta, además de tener más claro lo que queremos hacer, trabajamos con gente que ya tiene sus tablas en esto de los conciertos. Y ya que hablamos de ellos, vamos a nombrarlos: Pablo Pachis y David Tomas son nuestros ayudantes en el escenario, Javi Belze es el técnico de PA, Carlos Asecas se encarga de las luces, y Pablo y Manuel (Berrintxe Producciones) de la contratación y otras cosas.

-Txis: Creo que esta Revuelta Vitamínica está más currada y con una visión más profesional de la responsabilidad que conlleva.

-Viri: Personalmente creo que este es el momento de Maniática, incluso más que en el 2003. Con el tiempo, hemos ganado mucha madurez y estamos rodeados de profesionales y amigos que están convirtiendo esto en algo agradable y muy chulo.

Siempre se escuchan muchas quejas sobre la industria musical. Vosotros que la habéis conocido a lo largo de tres décadas, ¿cómo veis el panorama actual? ¿Es más difícil ahora ser músico que cuando empezasteis?

-Javi: Querer ser músico es difícil, y mantenerse también. Otra cosa es lo que rodea al mundo de la música: los medios, Facebook, radios, televisiones, salas, festivales… Ahora hay más posibilidades que las que había en los ochenta, aunque en algunas cosas, como en festis, vamos peor que entonces.

-Txis: Es muy complicado. Hay gente que se gasta un dineral por ver a grupos americanos, y con esa pasta podrían ir a cinco festivales de grupos menos espectaculares pero con muchísima más calidad.

Dentro del panorama de la industria musical el asunto de los derechos de autor siempre crea controversia, ¿cuál es vuestra posición en torno al copyright, las licencias libres y toda la controversia que gira a su alrededor?

-Javi: Hasta el año 2000 no existían las licencias libres, nosotros somos de la época en que ni siquiera había copyright, algo que llegó de la mano de la discográfica. Luego llego el copyleft y esas cosas y, aunque me parecen muy interesantes también, soy de la opinión de que un autor debe percibir beneficios de su obra.

-Txis: Yo creo que la cultura es para compartirla. Los beneficios que puedan llegar de cualquier obra deberían ser proporcionalmente para el autor. Jode ver que hay desalmados que se aprovechan del trabajo de los demás.

-Viri: Es un debate muy complicado y largo, pero habría que buscar el equilibrio.

Maniática, Maldita Cultura Magazine

Chato (batería)

Hablando de beneficios sobre obras musicales, ¿se puede vivir exclusivamente de la música?

-Chato: ¡Nooooooooo!

Txis: Está claro que si tienes buenos contactos y tocas muy a menudo, te puedes sacar un sueldecito. Pero de ahí tienes que pagar muchas cosas: comprar instrumentos y materiales caros, promoción, desplazamientos… Depende mucho de las expectativas de vida que tenga cada uno.

Javi: Exacto, esa es la clave. Aunque es complicado y lo digo por experiencia.

Ama: Se puede sobrevivir. Quizás, si pegas un pelotazo con cuatro temas que suenen, puedes vivir de ello durante unos años, pero si no, es imposible.

Viri: ¿Pelotazo es lo mismo que balonazo? Es que a mí me dieron uno… Maniática no es y no ha sido nunca un grupo de pelotazos.

Javi: A mí la canción de Dinero de los Obús me marcó. Obús fue el primer concierto de mi vida.

Viri: Mira, ahora el Fortu ha estado ganando dinero, dinero… Pero en la isla esa.

Txis: Habrá que irse a una isla así.

¿Hay alguna canción que haya sonado en todos los conciertos de Maniática?

Txis: En todos, creo que no. Aunque desde que salieron, Poder  y Color de corazón  han sido fijas.

Javi: Sí, a  partir de El lado oscuro, esas dos y Lo que nos queda nunca se han caído del setlist.

¿Cómo habéis elaborado el setlist de esta Revuelta Vitamínica?

Viri: Para esta gira hemos pedido opinión a la gente más cercana sobre la lista de canciones. Lo hicimos a través de Facebook y del foro de Maniática para que la gente pudiera elegir los temas que querían escuchar. Además, nosotros votamos para confeccionar el setlist teniendo muy en cuenta el criterio que nos había expuesto previamente la gente. Yo me he quedado con las ganas de meter alguna canción que se ha caído por respetar la decisión de la gente. En concreto El obseso, que es una canción de amor a mi chica, a la que es mi pareja desde hace 30 años y que escribí como lo hace un crío de 17 años. Por ello, puede que tenga un lenguaje que quizás ofenda hoy en día, algo que nosotros no pretendemos nunca, aunque creo que hay letras en las que hay que entender el contexto en el que se crearon. De hecho, sí hemos incluido Pepino pero añadiendo una estrofa nueva sobre Carlota, una chica normal como todas las demás que tampoco sabe cómo follar. Bendíceme es otro de los temas que se ha caído con respecto a la gira del 2003. De todas formas, creo que el setlist de esta gira mantiene el nivel bastante alto durante todo el concierto.

Javi: En esta gira todos nos hemos quedado con las ganas de meter alguna canción, pero lo hemos hecho así porque en la gira anterior el setlist lo hicimos a nuestro gusto y creemos que no llegó tanto a la gente.

Ama: Creo que el setlist es más estable, más potente que el de la gira anterior. Al contar con la opinión de gente cercana, creemos que el público en general está quedando más satisfecho.

Maniática, Maldita Cultura Magazine

Amador (guitarra)

Dentro de vuestra discografía, ¿tenéis algún disco preferido o alguna canción por la que sintáis predilección?

-Javi: Todos los discos tienen su cosica. El primero, Vitaminas A, tiene la esencia pero, sintiéndolo mucho por Ama, El Lado Oscuro fue el rompehielos.

-Txis: En todos los discos hay alguna canción preferida. Del primero, El Parado y la cocina sin pagar y Vitaminas A. Del Maníacrítica, me quedo con Mañana lo verás y de El Lado oscuro me cuesta más trabajo decidirme: Poder, Color de corazón… De nuestro último disco hasta la fecha, la que le da el título –Pero que no sea el último paso-, y La llave.

Sabemos que hubo un quinto Beatle, ¿hay un sexto Maniático (o séptimo si contáis a Pakote)?

-Javi: Si como tú dices el sexto es Pakote, para mi el séptimo sería mi amigo Tiffossi. Pero también podrían ser el Miche, el Chero, el Zorro… y cómo no, nuestras compañeras, las de siempre y las ex. Si los Beatles tenían un quinto, nosotros tenemos una veintena.

-Viri: El sexto Maniático está claro que es Pakote, pero luego existe una cantidad de gente que ha estado y sigue con nosotros: la familia, Miche, Chero, Tiffossi, Julito Sedano…

-Txis: El sexto es Pepino.

¿Quién es Pepino?

-Javi: Un personaje imaginario que pasada la mayoría de edad aún no ha probado el placer del sexo con una chica.

Maniática, Maldita Cultura Magazine

Viri (voz) y Javi (voz y guitarra)

¿Hay algún concierto que recordéis especialmente?

Javi: Hostia, sin duda el último.

Txis: El último lo recordamos vagamente.

Viri: Los demás ya se nos han olvidado.

Txis: Hombre, sí que hay algún concierto memorable.

Javi: Sí, el de ayer.

Viri: Normalmente en cada uno de los conciertos sale satisfecho alguno de la banda. Cuando un concierto es recordable para uno, al otro le ha faltado algo y así. Depende de cómo te sientas en ese momento, la situación personal también se transmite, no todos estamos en pleno el mismo día, pero siempre queda alguno en la retina por las circunstancias o la emotividad del momento.

Ama: De todas formas cada uno tiene un bagaje musical distinto. Javi ha tocado muchísimo, yo tengo menos experiencia. Para mí tocar en cualquier festival como The Juerga’s Rock o el Viña Rock, con los equipazos de sonido de hoy en día, es una maravilla. Yo me subo al escenario y ya estoy flipando.

Txis: Cada concierto tiene su punto. Recuerdo cuando tocábamos en los Casales Okupaos de Castelldefells o el primer concierto de esta gira, en Marinaleda, que no fue masivo pero sí muy entrañable. En el anterior regreso, tuvimos bolos mejores y peores pero lo importante de cada concierto es parir lo que has trabajado en los ensayos. Lo mejor de tocar en un grupo son los ensayos, en los que te lo pasas de puta madre, construyes, creas y estás con los colegas del grupo trabajando. Luego el concierto es el parto y te liberas. A veces sale bien, a veces sale peor, o sale de puta madre o es una mierda, pero te quitas un peso de encima y lo disfrutas.

Yo nací en el 86 y he crecido con muchas de vuestras canciones. Me habéis enseñado muchas cosas como aprender a distinguir un bajo de una guitarra o a saber quién era Botha…

-Javi: En ese año nació Maniática.

-Viri: Nosotros también hemos aprendido mucho y nuestros objetivos han ido variando con el tiempo. En los inicios no era más que la ilusión de unos chavales que luego evolucionó hacia un grupo comprometido socialmente por encima de todo.

… y bajo mi punto de vista sois creadores de moral y conciencia y creo que vosotros sois conscientes de ello. ¿Cómo se siente observar a la gente cantando las letras, con los pelos de punta, llorando o enrabietados por vuestras canciones?

Javi: Es algo difícil de explicar, pero cuando empiezas a escribir letras nunca piensas en eso, simplemente sacas lo que tienes dentro. Al igual que hay gente que escribe en un periódico o una revista y puede hacerte pensar, sucede lo mismo con las canciones. Una banda instrumental no está mal pero en este caso las letras tienen su sentido, es poesía mezclada con música. Se le da más importancia al mensaje y no es tanto hablar por hablar sobre las cosas típicas: amor, chicas y juergas. Tengo que reconocer que al principio todo salió de forma muy natural. Siendo de Villena, no conocíamos las capitales ni sabíamos de la existencia de los okupas y todo eso, pero ya había algo ahí. Después cuando salimos del pueblo y vimos todo lo que había, se multiplicó la historia. Hay una diferencia clara entre Maniacrítica y Vitaminas A, nuestro primer disco, que es un disco de ideas de pueblo en el que criticamos al alcalde, a nuestra ciudad y a nuestros políticos y banqueros. Cuando sales fuera y ves otras cosas, te das cuenta que no era tu pueblo lo único que existe, que es el mundo.

Txis: Los grupos de pueblo hablan de su reducto pero cuando sales de él te das cuenta de que es algo generalizado. En todos los pueblos pasa más o menos lo mismo.

Javi: Nosotros éramos críticos del PSOE, que gobernó en Villena desde 1983 hasta 1996, pero no éramos de derechas, claro está. Simplemente éramos críticos del PSOE. Tampoco éramos anarquistas. Bueno, yo si me consideraba anarquista pero el resto del grupo no. Yo pienso que el anarquismo es el ideal y aunque sea muy complicado de alcanzar, habrá que luchar por algo bonito, ¿no?

Viri: Cuando subes al escenario y ves a la gente cantar las canciones, emocionarse o llorar, se te hace un nudo en la garganta. Cuando escribes una canción expresas ese sentimiento, esa rabia interna, es algo que sale de forma natural pero no sabes cómo va a llegar a la gente, cómo va a repercutir o cómo le puedes tocar la fibra a alguien de esa manera. Es algo increíble. O que te paren cuando termines el concierto y te digan cosas que jamás hubieras imaginado.

-Ama: Son letras que no están hechas a propósito para que la gente las cante, sino que salen así porque reflejan tus ideas.

-Txis: Hay gente que nos vio hace años y ahora se ve de nuevo cantando esa canción después de tantos años. Es algo bestial ver a gente cantando las canciones y llorando de la emoción. En esa reacción, las letras son algo fundamental. Hay algunas como Lo que nos queda, que es lo que se puede llamar un ‘hit’, pero no porque apareciera en la radio ni nada parecido, sino por ser una canción que llega al corazón.

Viri: También sucede con Color de corazón, cuya letra es una radiografía de lo que sucedió en la Guerra Civil y que por ello se ha convertido en himno.

Javi: Color de corazón es parte de una realidad. Es una metáfora de lo que sucedió en la guerra. Mi abuelo no murió en el 39, sino que lo fusilaron en el 42, pero tuve que adaptar la letra a la melodía. Mi abuelo tampoco fue a la guerra aunque en la canción diga que cogió un arma entre sus manos…”. Sí que es cierto que lo metieron en un paquete de 21 porque los rojos mataron a un facha y los fusilaron como represalia. Yo tomé una experiencia personal que luego está generalizada en la canción e hice cambios para que entrara en la melodía. De todas formas, al principio yo creía que mi abuelo había sido asesinado en el 39 cuando Franco entró en Aspe (Alicante), pero con el tiempo me enteré de que había sido realmente en el 42. ¡Quizás si lo hubiera sabido antes no hubiera habido canción porque no rima!

– Al igual que debe ser muy emocionante ver que tus letras reflejan los sentimientos de mucha gente, tiene que ser triste y desazonador que vuestras canciones sigan de actualidad después de casi treinta años.

Javi: Ojalá cambiara la manera de ver el mundo políticamente. Si imaginamos que a medio plazo -diez o quince años- se generara una conciencia social mucho más bonita que la actual, Maniática no tendría razón de ser, no tendría ningún sentido. Preferiría que Maniática no existiera pero ahora mismo tiene que existir, como tantos otros grupos como La Polla o Soziedad Alkoholika. Actualmente sigue teniendo sentido, pero ojalá no tuviera que existir Maniática y este tipo de crítica.

Txis: Aunque sea algo que nos permite salir de gira de nuevo, es muy triste. Hay algunas cosas que sí han cambiado desde que empezamos con el grupo, como la mili -narrada en la canción Por ti-, pero la mayoría siguen igual. En 2003, cuando nos reunimos por primera vez, la canción Venta Segura, escrita en su momento para hablar de la venta de armas por parte de USA y de su presidente -George Bush padre-, estaba de más actualidad que nunca con su hijo invadiendo Irak otra vez. Y Paz en…, que en principio se titulaba Paz en el Golfo, también hablaba del mismo problema. Te quedas alucinado al ver que ahora, más de veinte años después, la historia se repite.

Javi: Por este motivo hay gente que ha querido ponerme la etiqueta de visionario, pero no es verdad. Si fuera así, ya me habría montado un estudio de vidente. Cuando se escribieron las letras ya pasaba lo mismo que ahora, pero había mucha menos gente consciente de ello. Hay gente que te dice: “Es que lo que vosotros decíais está pasando ahora”. Y yo les digo: “No, lo que decimos ya estaba pasando entonces”.

Ama: Son cosas que van a pasar siempre. En un sitio o en otro, en mayor o menor medida, en una época u otra siempre es igual. Se siguen produciendo esas cosas porque, de algún modo, son genéricas, no son cosas puntuales sino globales. A pesar de haber compuesto las letras en un ambiente particular, estas se pueden extrapolar a cualquier otro punto del mundo.

Viri: Nosotros escribíamos de lo cotidiano. Éramos jóvenes a los que nos pilló esa explosión de libertad y esa lucha por los derechos que fueron los años 80. Eso es lo que vivíamos diariamente y, desgraciadamente treinta años después, ya no es que sigamos luchando por lo mismo, sino que hemos vivido un retroceso enorme en las libertades. Hemos denunciado a lo largo de la gira -saliendo al escenario con esparadrapos negros en la boca- que la Ley Mordaza no es más que censura pura y dura y que los desahucios son la vergüenza de un gobierno capitalista que enriquece a la banca y arruina y castiga al pueblo.

Txis: No es pasado ni futuro, es realidad social. Hoy en día, existe una vulneración de derechos humanos mayor que la de entonces. En Control y antecedentes  nosotros ya pedíamos “libertad de expresión para todos…”, y ahora está más actualizada que nunca a pesar de tener veinte años. Eso es penoso.

Maniática, Maldita Cultura Magazine